Te llamamos Nosotros
img_78.jpg | loading | RGB
main-image
0 Shares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Shares ×

El mercado de las aplicaciones móviles no cesa de crecer: hoy en día es prácticamente imposible encontrar a una persona entre los 18 y los 65 años que no disponga de Smartphone. A los terminales de última generación vienen unidas las apps, que mejoran su tiempo de ocio o ayudan a los trabajadores en su ámbito laboral. La mayoría de usuarios desconoce qué tipos de aplicaciones móviles existen en el mercado o cuál de ellas es la mejor para cubrir sus necesidades… y es que cada persona tiene unos requisitos e inquietudes diferentes que busca cubrir cuando pulsa el botón de descargar. Aunque parezca imposible, los millones de aplicaciones ya existentes en las stores no cubren todas las necesidades de todos los usuarios. ¡Descubrir dónde está ese hueco supone la clave del éxito!

Después de tener la idea brillante y de encontrar ése campo no cubierto por las otras apps toca ponerse manos a la obra para crearla. Para no despistarse y perder el foco -lo cual es aterradoramente sencillo debido a la multitud de opciones que surgen durante la fase de desarrollo- es necesario crear una hoja de ruta, una guía esquemática que resuma los puntos claves a los que debe dar respuesta la aplicación móvil.

Antes de sentarnos a trabajar no sólo hemos de decidir si IOS o Android, el estilo de diseño o las funcionalidades, sino que necesitamos definir y pulir la idea original para convertirla en un proyecto real y factible.  Para ello, has de responder 4 preguntas básicas que condicionarán el resto del trabajo:

12

1. ¿Qué tipo de app quiero crear?

No es igual de costoso ni de complejo crear una aplicación simple que, por ejemplo, un juego para móviles. Hemos de tener claro qué queremos crear antes de empezar a programar o a diseñar, pues cambiará radicalmente tanto el desarrollo como el aspecto visual. ¡Obviamente el presupuesto y el tiempo invertido en crearla también será diferente! Tómate tu tiempo para pensar las ventajas que supondrá su descarga para el usuario, qué idioma utilizarás o qué funcionalidades habrá de tener. También elige si tu app móvil será gratuita o costará dinero al usuario. Ten en cuenta que para apostar por una estrategia de precios altos, debemos estar seguros de que nuestro producto se va a vender. Es el caso de algunos videojuegos para móviles o tablets de renombre, pues se adaptan a los distintos dispositivos y obtienen un retorno de la inversión prácticamente asegurado.

2. ¿Hacia qué público está orientada la app?

Estudiar los posibles usuarios y establecer un target preciso es indispensable para saber hacia dónde nos dirigimos al desarrollar la app, elegir el diseño más adecuado, e incluso conocer qué estrategias utilizar en el futuro para monetizarla. En este punto hemos de ser realmente objetivos y preguntarnos: ¿hay un público suficientemente amplio para que nuestra aplicación tenga éxito? Si la respuesta es “no“, habremos de buscar nuevos aspectos que la hagan atractiva para una mayor cantidad de usuarios. Además, hemos de tener muy claro si los usuarios que buscamos utilizan dispositivos Android, iOS, tablets o Smartphones… así como el lugar donde van a utilizarla. No será lo mismo desarrollar una app móvil para usar cómodamente en casa, que para usar en la montaña donde no disponemos de conexión wifi.

3. ¿Quién es la competencia?

A pocos desarrolladores les gusta, pero estudiar el mercado a conciencia para averiguar si tu idea ya existe es algo básico. Analizar la competencia te ayudará a definir lo que quieres crear. Imagina que no existe nada parecido a lo que tú planteas: ¡la situación ideal! Tienes vía libre para empezar a desarrollar el proyecto. Pero, ¿y si ya existe algo similar? No te rindas tan fácilmente y dedica un tiempo a estudiar sus puntos fuertes y débiles. Seguramente podremos hacernos un hueco y plantarle cara al problema eligiendo un plan de acción entre una de las tres estrategias básicas:

  • Crear una App de mayor calidad para atraer usuarios más selectivos
  • Diferenciarnos de ella a través del diseño o la usabilidad para convertirnos en algo totalmente diferente
  • Ser más baratos al ofrecer el servicio

4. ¿Cómo hacer mi app rentable?

Antes de pensar en el aspecto monetario, has de tener claro qué quieres obtener con tu app móvil. ¿El objetivo es que aporte dinero, o buscas otro tipo de beneficios? Saber para qué creas tu app es clave, porque vas a invertir una gran cantidad de tiempo y recursos en ella. ¡Y créeme, no quieres cambiar de rumbo cuando el trabajo ya está a mitad! Recuerda que las apps híbridas -aquellas que combinan funcionalidades gratuitas con otros contenidos de pago- son las más abundantes, y también son las que ofrecen más posibilidades para monetizarlas.

¿Y tú? ¿Ya has dado respuesta a estas preguntas? ¿Se te ocurre alguna otra clave o consejo para quien empieza a desarrollar su propia aplicación?

0 Shares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Shares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>