Te llamamos Nosotros
img_117.jpg | loading | RGB
main-image
1 Shares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 1 Pin It Share 0 1 Shares ×

Tienes una idea. Una idea brillante, al menos para ti. Sabes cómo diseñarla, cómo transformarla en una aplicación de éxito y ves al mercado ‘esperando’ algo así, ya que la has construido según una necesidad real bajo tu punto de vista.

Durante la programación, te surge una duda existencial, ¿gratis o de pago? Obviando que existe una tercera vía en un principio (que los extras sean de pago), tu duda se sitúa al momento de la descarga, ¿hacemos que el usuario saque la tarjeta de crédito cuando quiera tenerla en su dispositivo móvil o la hacemos gratuita?

Según los expertos, esa tercera vía de la que hablábamos, conocida como freemium, en la que la descarga es gratuita pero la obtención de extras es de pago, es la que mayor éxito tiene. Y además, una investigación llevada a cabo por Google apunta que para un 82% de los usuarios el precio de la app es muy importante, además de que un 75% de las personas esperan a que las apps sean gratis para descargarlas.

Por lo tanto, parece ser que elegir crear una app gratuita con extras de pago es la mejor opción, aunque nos atreveríamos a decir que no en todos los casos es así.

¿En qué casos es preferible crear una aplicación de pago?

Nuestro público es clave y el objetivo de la app, también. Si nos dirigimos a un público de clase alta, que dispone de ingresos suficientes como para pagar por una aplicación, no tendrán problemas para desembolsar la cantidad acordada (que por otra parte, nunca suele ser muy alta).

Pagar por una aplicación para cierto tipo de personas es un símbolo de estatus y de exclusividad, así como una garantía de servicio y de buen funcionamiento por parte de la aplicación.

Mobile banking and finance concept

Eso sí, tiene que ser una aplicación de diez, que ofrezca algo verdaderamente interesante y que sea susceptible de ser pagado por ello. Si no, olvídate de que alguien saque la tarjeta.

Además, para los más agoreros, hay informes que apuntan que ocho de cada diez aplicaciones gratuitas tienen fallos de seguridad que convierten los smartphones en puertas de entrada con alfombra roja para los delincuentes.

Por lo tanto, en ocasiones crear una aplicación de pago puede ser también una garantía de seguridad para los clientes.

Puede ser que nuestra aplicación sea realmente compleja y ofrezca un servicio complicado de poner en marcha e incluso caro. En este caso también se comprende que la app sea de pago, aunque sea mínimo, para poder costearlo.

Si el objetivo final es ganar dinero, en ocasiones es mejor crear una freemium y la razón es bien sencilla. Los usuarios que hayan pagado por descargar la app, harán un único pago y sentirán que han ‘cumplido’ haciendo ese desembolso.

aplicaciones pago gratis 03

En cambio, quienes descarguen la app gratis, se sentirán más inclinados a hacer pequeños gastos puntuales por extras que les motiven, por lo que a la larga los creadores tendrán más ingresos.

Un claro ejemplo de estos casos es WhatsApp y Line. La primera es de pago y la segunda, gratuita con extras con coste y es Line la que lidera el ranking de ingresos tanto para Android como para WhatsApp.

Por lo tanto, habrá que reflexionar sobre el público al que va dirigida la app, la utilidad de la misma, su complejidad y si llevará extras, para poder determinar si es mejor hacerla gratuita, de pago u optar por una freemium.

1 Shares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 1 Pin It Share 0 1 Shares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>